Aprovecha una guardería en inglés para iniciar a tus hijos en ese idioma

Cultura y sociedad General

guardería en inglés

Hoy día la mayoría de los niños desde temprana edad deben acudir a un centro de atención infantil, debido a que los padres tienen que incorporase a su vida laboral y difícilmente se encuentra a algún pariente u otra persona que pueda hacerse cargo de los pequeños. Por lo tanto, se han adecuado instituciones para recibirlos entre las que destaca una guardería en inglés.

La primera etapa de vida de un individuo es sumamente importante, pues están en constante proceso de aprendizaje, gracias a que tienen el cerebro como “nuevo”, esto significa que tienen una gran capacidad de absorber sin mucho esfuerzo lo que se les enseñe. Si se trata de una educación básica ese tiempo será subutilizado, y nunca más se repetirá una oportunidad como esa.

En función de lo anterior, por qué no aprovechar para que el crío se inicie en el aprendizaje de un idioma tan crucial como el inglés? Si bien ellos no poseen la madurez para comprender los beneficios que eso le aporta y las ventajas que le traerán a sus vidas, los adultos sí lo sabemos perfectamente, así pues se convierte en una decisión que nos corresponde a favor de los chicos.

La formación en inglés difiere entre las diversas guardería

Hay instituciones que dicen que imparten inglés, pero lo hacen de una manera muy superficial, por lo que no podemos fiarnos con que simplemente diga que está incluido dentro de la formación. Es necesario indagar el método de enseñanza, la acreditación que tengan los instructores, el tipo de actividades, los recursos que emplean, etc.

Con una adecuada formación bilingüe el niño será capaz de comprender conversaciones sencillas, identificar objetos, pronunciar oraciones simples y, lo mejor de todo, mostrará interés en continuar ese aprendizaje. Si se aplica hábilmente, no causará animadversión por ese otro idioma, mientras que si el proceso es traumático, lo más probable es que incluso llegue a detestarlo.

La educación de nuestros hijos es un deber, y no conviene escatimar ni limitarnos a lo mínimo, todo lo contrario, hemos de procurar la excelencia, y lo que les beneficie más.