envases de plástico

Envases de plástico: una etapa de impresionante valor histórico

Cultura y sociedad General

envases de plástico

En la actualidad, existen diversos materiales que vemos en todas partes, literalmente adonde dirijamos la mirada, sea en el hogar o en la calle, los encontramos. Sus representantes más conocidos son los envases de plástico, que protegen con fidelidad alimentos y bebidas desde hace varias décadas.

Y es que siempre ha habido la necesidad de almacenar recursos que se usarán posteriormente. Ya en la época de las cavernas, nuestros antepasados se volvieron cazadores y recolectores, requiriendo recipientes donde guardar frutos, carnes y agua. Desde entonces, cada cultura encontró una solución creativa e inteligente para resolver esa situación.

La historia de los contenedores, que tienen la finalidad principal de conservar el contenido más allá de su vida útil natural; es decir, sin que se descomponga o contamine con microorganismos nocivos; no empieza con los cestos tejidos ni las manualidades de cuero y arcilla. Ni siquiera se inicia con los frascos de vidrio, sino con los enlatados metálicos.

La causa es que, en principio, éstos eran los únicos que resistían las altas temperaturas exigidas para que los alimentos estuvieran libres de bacterias, el botulismo, entre ellas. Además, que su relativa flexibilidad les permitía adoptar una gran variedad de formas y modelos, ser invulnerables a los golpes y relativamente baratos de producir en masa.

La superioridad de los envases de plástico

Sin embargo, fue a mediados del siglo XX que se descubrió la posibilidad de transformar los carbonos derivados del petróleo en cadenas largas y resistentes. Se generaban así materiales ligeros, fuertes, transparentes, moldeables de diversas maneras, herméticos  y receptivos a las tintas, por mencionar solo algunas de sus propiedades.

Por supuesto, nos referimos al plástico. Y como detalle final, podemos añadir que los productos elaborados con esta materia prima eran higiénicos y resultaban incluso más económicos y rápidos de fabricar que todo lo conocido anteriormente.

Esto permitió que con firmeza conquistara el mercado y los corazones de los consumidores, que empezaron a preferirlos antes que cualquier otro componente. Hoy, el universo de los envases de plástico es inmenso e incontenible. Ellos están en todo lo que nos rodea y seguramente la tendencia continuará por un largo tiempo.